EL TRABAJO PLIOMÉTRICO EN EL ENTRENAMIENTO DEL WUSHU - 2


La efectividad del tren inferior depende de múltiples factores como la velocidad, la fuerza, la flexibilidad, la resistencia y todas las cualidades físicas necesarias para afrontar retos dinámicos complejos y de alta exigencia. El artista marcial requiere potencia de piernas para patear fuerte y desplazarse, necesita velocidad para anticiparse al oponente, necesita fuerza para levantarlo o para evitar ser levantado, necesita masa muscular que le dé estabilidad en las acciones y cobertura a los huesos que pueden recibir impactos de todo tipo.


Por otra parte, también realiza la mayor parte de sus acciones de pierna en equilibrio sobre una de ellas. Esta exigencia de equilibrio dinámico y de poder despegar los pies del suelo con garantías de estabilidad requieren de un tipo de fuerza explosiva que no se consigue simplemente haciendo posiciones Bùxíng, 步型.


Son entrenamientos sinérgicos, pero cada uno cumple una función complementaria en un desarrollo eficaz del conjunto musculo esquelético inferior y medio.


Los saltos nos muestran muchos aspectos de nuestra potencia, nuestra velocidad, nuestra fuerza y nuestro equilibrio. Su ejecución nos muestra los límites naturales previos al entrenamiento que limitan una gran cantidad de acciones posibles en el marco táctico, técnico y estratégico. Esta sensación limitante tiene un impacto sobre los aspectos mentales y emocionales que participarán en los difíciles momentos de la lucha o de la vida.


La agilidad que requieren algunos de los ejercicios de saltos de modalidades como Di Tang Quan 地躺拳 o Chang Quan 长拳 son excepcionales. Para conseguir ese nivel de agilidad es preciso abordar un entrenamiento específico para cada fase de la estructura global del salto:


1. Despegue

2. Movilidad aérea

3. Operativa espacial

4. Equilibrio dinámico

5. Recepción estructurada

6. Amortiguación final



Este entrenamiento debe aportar un volumen progresivo de capacidades físicas y de habilidades motrices que serán fundamentales en la operativa dinámica final. Mejores desplazamientos, mayor potencial de pateo, mejor fuerza de soporte y derribo, mayor estabilidad frente a caídas y un largo etcétera que justifica sobradamente su inclusión en un programa de entrenamiento sin mecanismos de ayuda ni cargas externas funcionales a priori.


Tenemos antecedentes del uso tradicional de cargas en chalecos lastrados en algunos estilos determinados. Cargas que se iban incrementando de forma progresiva en unos rangos de intensidad, volumen, frecuencia, densidad y duración que nos sorprenden sabiendo lo que ahora conocemos sobre la organización de la carga en el entrenamiento y su distribución efectiva de tiempo, instrucciones y contenidos.


La práctica de los saltos en los estilos cubre esta necesidad de entrenar la potencia y todos los beneficios objetivos que acabamos de mencionar. Sin embargo, también requiere de un entrenamiento complementario para poder acceder a rangos extremos de acción y para abordar nuevos objetivos de excelencia técnica con seguridad.


FILOSOFÍA DEL ENTRENAMIENTO


En la práctica de los estilos, así como en el moderno Wushu deportivo, los saltos se incluyen en la práctica utilizando diferentes estrategias programáticas. Los encontramos en las fases iniciales de la sesión de entrenamiento como complemento de los ejercicios fundamentales Jibengong 基本功. Los encontramos igualmente en los núcleos de las formas de manera aislada y también en los encadenamientos diseñados para mejorar la operativa técnica y física final del deportista o artista marcial.



Esta inclusión está garantizada, como decíamos antes, por un estándar de progresión en el que se va aumentando la capacidad de salto y recepción en las primeras fases del aprendizaje. Esta progresión de saltos, cada vez más altos y con recepciones cada vez más estables, se combina con diferentes estrategias de división de las lateralidades para ir aumentando la carga individual que cada una de ellas puede soportar. Se progresa generalmente desde el salto estático repetitivo (número de repeticiones) hasta los saltos continuados en carrera, con una o dos piernas y variando la longitud o la altura.


Los modelos de entrenamiento son muy numerosos, pero casi todos se basan en estas reglas de progresión natural que van desde lo más básico y asequible a lo más complejo y exigente.


Estos saltos van incorporando acciones en el aire en cuanto disponemos del tiempo suficiente de vuelo para hacerlas. Las acciones de pateo o de flexión/extensión se suman a movimientos complementarios de los brazos que, junto al resto de estructuras estabilizadoras, garantizan el equilibrio de las acciones mientras vamos mejorando progresivamente la capacidad de actuar en el aire.




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 

C/ Paco Miranda 1 - 29013, Málaga

 (Centro Fluxus)

E-mail: wushuniversity@gmail.com 

Tel.: 654145676

 

©  2020 por Wushu University