Tips del Wudao para el verano



El verano es un periodo del año interesante. Aunque muchas personas pueden disfrutar de un periodo de vacaciones y de descanso de sus rutinas habituales de trabajo, para los que transitamos el Wu Dao 武道 (la vía marcial), este concepto vacacional pierde en gran medida el significado que tiene para la mayoría de la gente.


Interpretar las vacaciones como un momento para no hacer nada no tiene mucho que ver con nuestra filosofía de vida. Somos conscientes de que todos los ciclos energéticos anuales van cubriendo su periodo natural de transformación e intentamos obrar en consonancia con ellos.


Desde esta perspectiva, el habitual mes de vacaciones se convierte para nosotros en un mes de transformación, un mes de reflexión y de práctica acorde a las características climáticas, cíclicas y personales de este periodo del año tan intenso.


Aunque muchos sienten el verano exclusivamente en términos de descanso, algo necesario y fundamental para cargar las pilas, también podemos enfocarlo como un periodo en el que sus condiciones especiales nos permiten cambiar y mejorar nuestros hábitos vitales, valorar otros elementos de nuestra práctica, explorarlos, contrastar sensaciones y sacar las conclusiones permanentes que enfocan y definen mejor nuestra personal línea de progresión.


En el ciclo energético anual, el verano forma parte del periodo del fuego, un periodo de condiciones externas de expansión y de bastante calor, sobre todo en esta parte del mundo desde la que escribimos. En la medicina tradicional china (MTC), se asocian los órganos Yin (corazón y maestro del corazón) y los órganos Yang (intestino delgado y triple recalentador) a esta etapa del año, dado que son los órganos que representan al fuego en nuestro propio ciclo interior de cinco elementos.



Esto quiere decir que, de algún modo, hay una predominancia energética de estos órganos en este periodo del año. Podemos tener esto en cuenta para definir nuestra acción en el Wudao a través de nuestros hábitos vitales y de nuestro entrenamiento.


En lo relativo a la alimentación, cometemos bastantes errores a la hora de alimentarnos en esta parte del año, no solo de lo que comemos, también de cuándo lo comemos dentro de los ciclos horarios de cada día. Es la época del año de las bebidas frías y azucaradas, de la ingesta masiva de carne en barbacoas y de comer a tope por las noches. Seguir estas pautas es ir completamente en dirección contraria a lo que nos proponen los maestros y los textos antiguos de la MTC.

En la medicina tradicional china (MTC), se asocian los órganos Yin (corazón y maestro del corazón) y los órganos Yang (intestino delgado y triple recalentador)

En la MTC se recomienda que en verano comamos alimentos neutros para equilibrar la energía y alimentos frescos que refresquen el organismo y tonifiquen los diferentes líquidos orgánicos. También se recomienda, aunque en menor proporción, introducir algunos alimentos fríos.


Recordemos que en la MTC los alimentos se clasifican según varios factores, siendo uno de ellos la temperatura asociada a cada alimento:


  • fríos

  • frescos

  • neutros

  • tibios

  • calientes


Estas temperaturas no se refieren a la forma de ingerirlos después de cocinarlos, se refieren a su propia naturaleza intrínseca relacionada con su propia energía.



También, los clasificamos según su sabor en dulces, picantes, salados, amargos o ácidos. Según el movimiento energético que promueven los catalogamos como alimentos que inducen el ascenso energético, que inducen el descenso, que dispersan la energía o que la concentran.


De los múltiples alimentos que se recomienda ingerir durante el verano, muchos médicos de MTC recomiendan decantarse por las verduras ligeramente amargas (berros, lechuga o escarola), las algas, legumbres en poca cantidad y con cocciones bajas como la soja verde o las lentejas. El trigo y el centeno también son recomendables en esta época del año, periodo en el que deberíamos reducir considerablemente el consumo de carnes, asociadas siempre a alimentos calientes que complican un poco la homeostasis interna de nuestro organismo.


También es recomendable la ingesta de alimentos naturales de color rojo, como la sandía, el tomate, las cerezas o el pimiento. El color rojo también está asociado en la MTC a esta época del año en la que predomina la energía del corazón.


La mayoría de todos estos alimentos debemos ingerirlos con poca cocción o incluso crudos para evitar incrementar su poder calórico y el desgaste energético que conlleva cualquier intento de regulación de la climatología interior.



deberíamos reducir considerablemente el consumo de carnes

Una alimentación favorable y acorde a la temporada también tiene que complementarse con un tipo de actividad física no extenuante y evitando las horas de máximo calor. El Taijiquan o el Qi Gong son perfectos para este periodo ya que promueven una gran actividad equilibradora de la energía a un ritmo e intensidad perfectamente compatible con las condiciones externas en las que entrenamos.



Podemos transformar el objetivo del entrenamiento hacia aspectos más internos, sutiles y acordes a la naturaleza del periodo. Esto nos permitirá desarrollar en mayor medida la conciencia respiratoria, el sentido del escucha e interpretación táctil, nuestra paciencia y la flexibilidad física y mental que estas temperaturas ayudan a desarrollar de forma natural.


Muchas personas optan por entrenamientos intensos en espacios con aire acondicionado. Aunque esto supone una adaptación lógica a las condiciones de calor de estos días, debemos tener en cuenta el efecto de respirar aire frío en un periodo del año en el que nuestra naturaleza nos muestra una temperatura natural del aire diferente. Cualquier cambio brusco de temperatura en lo interior tiene siempre repercusiones energéticas que exigirán utilizar una mayor cantidad de energía solo para la regulación, algo que intentamos siempre evitar.


No es descabellado trabajar las formas de cualquier estilo manteniendo un ritmo lento y con un mayor énfasis en los detalles respiratorios y técnicos. El ritmo natural de trabajo puede ser prolongado, siempre que contemos con la hidratación suficiente y que la intensidad no comprometa excesivamente nuestro clima interior en relación con el clima exterior de entrenamiento. Evitar el pleno sol y las horas de máxima radiación solar son recomendaciones habituales que nos ayudarán a poder integrar entrenamiento, salud y naturaleza en nuestro plan personal de práctica veraniega.


Esta relevancia del corazón como órgano Yin principal nos permite también una mayor claridad mental durante esta época del año. Hay muchas emociones y tendencias asociadas al corazón en el ámbito emocional, sentimental y cognitivo. Debemos aprovechar estos periodos tan positivos para utilizar todos estos elementos como siembra de lo que pretendemos recoger a lo largo del año al que nos aproximamos.

Podemos transformar el objetivo del entrenamiento hacia aspectos más internos, sutiles y acordes a la naturaleza del periodo.

El corazón alberga al espíritu o Shen 神, ambos representan fuerza y energía; también la claridad mental, el amor, el entusiasmo y la alegría. Es posiblemente el mejor periodo del año para abordar una lista de objetivos y de propuestas para el siguiente periodo anual, planteamientos que estarán contagiados de estas maravillosas características que culminan con una capacidad mayor para la apertura del corazón.


En nuestro próximo post intentaremos mostrarte una manera de enfocar esta planificación personal para el próximo periodo, partiendo de todas estas influencias positivas que te acabamos de detallar. Si ahora tienes el tiempo para hacerlo, aprovecha estos momentos para ver con claridad hacia dónde quieres ir, cómo quieres ir y cómo va a ayudarte tu práctica a seguir creciendo como artista marcial y como persona.


Entradas destacadas
Entradas recientes