top of page

El precio de la ventaja en los deportes de combate


En el presente artículo, exploraremos una tendencia actual que despierta el debate sobre cómo equilibrar una visión saludable con la búsqueda de ventajas competitivas. En particular, examinaremos cómo estas tendencias se manifiestan en el mundo de los deportes de combate, disciplinas que siguen ganado popularidad gracias al negocio mediático que se desarrolla sobre ellas.


En la práctica tradicional de las artes marciales, como ya hemos explorado en artículos anteriores, se busca conjugar el fortalecimiento físico con el desarrollo de habilidades y una técnica precisa en el ámbito del combate. Sin embargo, la comercialización del deporte y las exigencias propias de los reglamentos que rigen las competiciones han pervertido este principio fundamental hasta sus cimientos.


La ventaja ficticia del peso

Una de las cuestiones más destacadas en el contexto de las disciplinas deportivas de combate es el peso de los luchadores y las categorías en las que compiten El hecho de entrar o salir de una categoría de peso está estrechamente ligado a la intención de obtener una ventaja sobre el oponente.


Esta mentalidad se basa en una visión sumatoria de prerrogativas, que abarcan desde las más saludables hasta las menos saludables (excluyendo por completo cualquier forma de ayuda química o dopaje, que está penalizada en la mayoría de los reglamentos). Esta tendencia del "todo vale" conlleva una carga para la salud de los deportistas que en ningún caso debería estar justificada.


Cuando intentamos reducir nuestro peso en el pesaje para competir en categorías con oponentes de menor peso, en realidad estamos buscando acumular ventajas para el momento del combate. Sin embargo, debemos asumir que nuestro oponente ha hecho exactamente lo mismo, lo que acaba resultando en una peculiaridad donde dos individuos de mayor peso compiten en una categoría inferior, algo que carece de lógica.


En muchos casos, los deportistas se someten a protocolos de reducción de peso extremos para ajustarse a categorías específicas. Estos protocolos pueden implicar prácticas como la deshidratación extrema y la restricción calórica severa, lo cual puede tener consecuencias negativas para la salud a corto y largo plazo.

Esta tendencia del "todo vale" conlleva una carga para la salud de los deportistas

Los riesgos de la deshidratación

Un procedimiento de deshidratación forzada puede tener efectos negativos en la salud del cerebro (Estudio). El cerebro es uno de los órganos más sensibles al estado de hidratación del cuerpo y requiere un equilibrio adecuado de líquidos para funcionar correctamente. La deshidratación puede provocar una serie de cambios fisiológicos y afectar negativamente el rendimiento cognitivo y la función cerebral.


Cuando el cuerpo experimenta deshidratación, se produce una disminución en el volumen de líquido en el torrente sanguíneo (Estudio), lo que afecta la circulación y el suministro de oxígeno y nutrientes al cerebro. Esto puede resultar en una disminución del rendimiento cognitivo, dificultad para concentrarse, deterioro de la memoria y disminución de la claridad mental (Estudio).


Además, la deshidratación puede afectar el equilibrio electrolítico en el cuerpo, lo que puede alterar la función de las células cerebrales. Los electrolitos, como el sodio y el potasio, son esenciales para la transmisión de señales eléctricas en el cerebro y el sistema nervioso. La falta de equilibrio de electrolitos debido a la deshidratación puede interferir con la comunicación neuronal y afectar negativamente la función cerebral.


En casos extremos, la deshidratación severa puede llevar a complicaciones graves, como la disminución del flujo sanguíneo cerebral y la aparición de edema cerebral. Estas condiciones pueden poner en peligro la vida y requerir atención médica urgente. Es importante tener en cuenta que cada individuo es diferente y puede tener una tolerancia variable a la deshidratación. Sin embargo, en general, mantener una hidratación adecuada es esencial para el funcionamiento óptimo del cerebro y la salud en general.

La falta de equilibrio de electrolitos debido a la deshidratación puede interferir con la comunicación neuronal

El tiempo necesario para recuperar completamente la hidratación después de una deshidratación puede variar según la gravedad de la deshidratación y las características individuales de cada persona. No hay un tiempo fijo o promedio establecido, ya que múltiples factores, como la edad, el nivel de actividad física, la salud general y las condiciones ambientales, pueden influir en la velocidad de rehidratación.

Sin embargo, se estima que la rehidratación adecuada después de una deshidratación leve a moderada puede ocurrir en unas pocas horas, siempre y cuando se beba una cantidad adecuada de líquidos y se tenga en cuenta la reposición de electrolitos perdidos. En casos de deshidratación más grave, puede llevar más tiempo para que el cuerpo recupere el equilibrio hídrico y electrolítico adecuado.


En cualquier caso, la solución para abordar este problema está en las manos de las federaciones deportivas u organizaciones de eventos y en los reglamentos/protocolos deportivos que emiten, que podrían establecer otras fórmulas de control de pesos que impliquen la imposibilidad de seguir estos protocolos precompetitivos.


Una opción que estudiar podría ser un pesaje de base en tiempo y forma, estableciendo un porcentaje máximo de transformación dentro de una categoría concreta, impidiendo por norma el cambio de categoría de peso, para deportistas con un peso de competición dentro del margen de transformación establecido.


Conclusiones de sentido

Si bien no es fácil, alcanzar el éxito profesional en el deporte es un logro que se presenta como un desafío considerable. Las estadísticas sugieren que solo 1 de cada 16,000 deportistas logra vivir exclusivamente del deporte. Por lo tanto, es crucial abordar la práctica deportiva a priori desde una perspectiva realista y utilizarlo como una valiosa herramienta de formación personal y mejora de la salud, más que una vía para sustentarse económicamente o sobre la que hipotecar la salud a futuro.

Cambiar de peso acaba resultando en una peculiaridad donde dos individuos de mayor peso compiten en una categoría inferior

En muchos deportes, incluso siendo excepcionalmente talentoso, puede ser difícil alcanzar un nivel de éxito financiero sostenible solo a través de las victorias deportivas. Es fundamental entender que la carrera deportiva tiene un período limitado, y en algún momento, todos los deportistas se enfrentarán a la transición fuera de la competición activa.


En lugar de enfocarse únicamente en el sueño de vivir del deporte como competidores de éxito mediático, se debe fomentar el enfoque en el crecimiento integral como individuos. La práctica de los deportes de combate puede enseñar valiosas lecciones de disciplina, trabajo en equipo y perseverancia, que también son aplicables en el ámbito académico y profesional.


Es crucial reflexionar sobre la carga física y emocional que implica el entrenamiento competitivo y considerar si los sacrificios que estamos dispuestos a hacer en busca de la ventaja realmente valen la pena en términos de nuestra salud y bienestar a largo plazo.


La competitividad no debería ser sinónimo de poner en peligro nuestra integridad física y mental. Es responsabilidad de todos los involucrados en el ámbito deportivo, desde los deportistas hasta las autoridades reguladoras, garantizar que el deporte se mantenga como una actividad que promueva la salud y el bienestar de los participantes, en lugar de comprometerlos en busca de una aparente ventaja momentánea.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page